Un estudio postula que los perros sienten el dolor humano y buscan aliviarlo

January 2, 2017

En los últimos años la relación entre humanos se ha estrechado mucho hasta el punto de son capaces de reconocer cuando estamos alegres o cuando pasamos un momento de tristeza o dolor. Un reciente estudio revela que los perros son capaces de sentir nuestras penas y aflicciones. Así lo demostró un estudio realizado por la Universidad de Goldmsiths en Londres.

En el experimento participaron 18 canes de distintas razas y edades. El grupo de personas que participaron en el experimento estaba conformado tanto por extraños como por dueños de los perros. A las personas se les pidió que mantuvieran conversaciones casuales, tararearan de manera extraña y lloraran.

Cuando las personas lloraban los perros se acercaban en una actitud sumisa que se relaciona con la entrega de alivio y, acariciaban con su hocico y lamían a quienes mostraban este comportamiento. La conducta se manifestaba sin importar que el voluntario fuera el amo o un extraño. Se concluyó que estaban respondiendo a las emociones de las personas, y no a sus propias necesidades. Esto sugiere que su conducta fue genuinamente empática.

“El tarareo fue diseñado para ser un comportamiento relativamente nuevo, que podría provocar la curiosidad de los perros. El hecho de que los perros diferenciaron entre el llanto y el tarareo indica que su respuesta no fue meramente motivada por la curiosidad”, resaltó la Dra. Deborah Custance, de la Universidad de Londres.

“Por el contrario, el llanto conllevó un mayor significado emocional para los perros y provocó una respuesta global más fuerte que cualquiera tarareo o conversación”, agregó.

Aunque el llanto no era real, la investigación desestimó este detalle. “El hecho de que los perros reaccionen a una emoción fingida no significa que no sepan percibir nuestras emociones, ya que nuestro mismo cerebro no hace distinción entre si una emoción es simulada o la experimentamos espontáneamente. De la misma forma, no distingue del todo si vemos algo o imaginamos eso mismo”, se sostuvo en la investigación.

Seguramente muchos de nosotros hemos vivido esa experiencia con nuestras mascotas. Ver como se acercan a consolarnos y darnos un poco de cariño cuando lo hemos necesitado. ¿lo has vivido?